Crítica de Star Wars: The Last Jedi (CON Spoilers pero sin contar nada importante)

13 / Diciembre / 2017 - Por José Manuel Cabello

El Episodio 8 de Star Wars es sin duda alguna una gran película, y a mi gusto, de no ser por el final (que a mí en lo personal no me convenció del todo) podría haber sido la mejor película de Star Wars.

Pero ¿qué tiene Star Wars: The Last Jedi que no tenga Star Wars: The Force Awakens?

La respuesta se podría resumir en una palabra: LUKE.

El personaje de Luke Skywalker se lleva la película. Es el protagonista de la película. Es el héroe de la película. No es el villano de la película. Es la parte sentimental de la película. Es la parte triste de la película. Es la parte alegre de la película. La mayor parte de la historia gira alrededor de Luke Skywalker. Se justifica el porqué hicieron toda una película (Star Wars: The Force Awakens) para llegar a nuestro héroe, a la Leyenda de Luke Skywalker. Al final del día, Luke Skywalker fue el único personaje que le dio un verdadero pésame a Leia por la muerte de Han Solo, y éste tipo de detalles son los que la hacen una muy buena película, se respeta el cariño que se tienen los personajes de la Trilogía Clásica.

Si nos sorprendió mucho el carácter y la forma en la que se comporta Luke a lo largo de la película. Quizá algunos puedan llegar a desilusionarse al principio por la conducta que asume Luke, pero en su forma de comportarse encontramos mucho de sus dos maestros: Obi-Wan Kenobi y de Yoda. (El primero incluso se lo mencionan y el segundo se le aparece).

Hablando de la aparición de Yoda con Luke es uno de los mejores momentos de la película. Tiene comicidad como nos tiene acostumbrados Yoda y nos recuerda mucho al tipo de relación que tuvo Yoda cuando interactuaba con Luke en los Episodios V y VI, siempre haciendo bromas y riéndose de Luke pero siempre enseñándole algo. Sin duda uno de los mejores momentos de la película.

Sobre los villanos.... aprendimos que Snoke es.... es solo Snoke. Todas las teorías sobre quién podría ser Snoke quedan desechadas en Episodio VIII al darnos cuenta que se trata solamente de Snoke, no de alguien más. A mi modo de ver es uno de los personajes que pudieron haber explotado mucho más y que nos queda a deber como otros buenos villanos que ha tenido la Saga de Star Wars como pasó con Darth Maul, por citar un ejemplo.

Aunque trataron de rescatar al personaje del Capitán Phasma siguió sin ser el gran villano que pudo haber sido.

La parte emotiva también se la lleva la General Leia Organa, se vive la angustia a lo largo de toda la película por saber en qué momento va a morir su personaje (intuición con la que uno entra a la sala del cine por el sensible fallecimiento de Carrie Fisher en Diciembre del 2016).

La película tiene muchos elementos clásicos de Star Wars, aunque también es cierto que faltan otros elementos clásicos. Se desperdician algunos personajes pero se aprovechan otros.

Es interesante y al mismo tiempo divertido el ver cómo tanto Snoke como Luke ponen a Kylo Ren en su lugar en diferentes momentos de la película.

No podían faltar las batallas de Lightsabers y vemos elementos que nunca habíamos visto en éste tipo de peleas antes.

La muerte está presente a lo largo de la película. Podemos contar al menos la muerte de 5 personajes principales que uno hubiera podido pensar que podían seguir vivos para el Episodio IX.

A diferencia de lo que ocurrió con The Force Awakens, al salir del cine después de haber visto Star Wars: The Last Jedi, no te quedas con la sensación de que faltó algo. No sé qué tan bueno o malo sea esto. Por un lado la película se cierra muy bien, pero por otro lado no te deja la sensación de querer ver ya el Episodio IX de Star Wars, como sucedió con el Episodio VII, donde nos dejaron con la sensación de que nos habían cortado la película a la mitad, y en realidad podemos decir que sí, Episodio VIII es una continuación muy clara de Episodio VII, pero no se ve que Episodio IX sea una continuación muy clara de Episodio VIII. La historia pude continuar por donde J.J. Abrams quiera, sin tener que contestar tantas preguntas como las tenía que contestar el Episodio VIII y sin tener que iniciar en un momento exacto la película, por lo que puede volver a suceder lo que ha pasado antes en las otras trilogías, que pasen varios años entre Episodio VIII y IX, y así justificar lo único que quedó al aire en Episodio VIII, el futuro de uno de los personajes claves de Star Wars.

También es cierto como diría el Maestro Yoda, que el futuro en movimiento siempre está, y no dudo que algunas de las dudas que resolvió el Episodio VIII hayan sido engañosas y se aclaren en el Episodio IX, para volver a sorprendernos y darle nuevamente un giro inesperado a la historia.

 
 
Site Meter
EndorSystem